miércoles, 14 de octubre de 2009

Extracto de mi diario.



Extracto de mi diario.

Marte de algún mes, de algún año:

Hoy me he comprado un reloj. Que bonito que es, con su fondo negro, con sus números escritos en amarillo, y esas grandes saetas que marcan las horas, ¿y ese segundero que corre y corre incesante?
Que maravilla de reloj me he comprado, con su carcasa de acero cromado, su cadena de caucho negro, sus número amarillos. Que bonito que es.

Miércoles del mismo mes, del mismo año:

Que ilusión de con mi reloj.
Desayuno, tres minutos
Almuerzo, veinte minutos.
Hacer esto en el trabajo, cinco minutos.
Hacer lo otro en el trabajo una hora y media…
Comer, casi una hora.
Pasa la tarde, en dos horas, merienda, paseo, cena, todo en su medida de tiempo a las doce y media a dormir.

Jueves, del mismo mes, del mismo año:

Desayuno, tres minutos
Almuerzo, veinte minutos.
Hacer esto en el trabajo, cinco minutos.
Pasa el día, en un ratito a comer, en dos horas, merienda, paseo, cena, todo en su medida de tiempo a las doce y media a dormir.
Pasa… pasa lento el día.

Viernes, del mismo mes, del mismo año:

Creo que este reloj es una mierda, no se si iré a devolverlo, desde que lo tengo… el tiempo no pasa, esta como detenido. Los minutos parecen horas, y las horas eternas… Los tres días que lo tengo parece una semana.
¿Lo devolveré esta tarde?

Sábado, del mismo mes, del mismo año:

Ayer no pude pasar a devolver el maldito reloj, pero he decidido no hacerle caso, no mirarlo mas, olvidarme de su presencia.

Otro jueves, del mismo mes, del mismo año:

Creo que he descubierto el secreto del tiempo, ya pasa normal.
Cuando compre mi reloj nuevo, estaba pendiente de todo lo que hacía, cuanto tiempo me costaba, y eso me ataba a su lento caminar, cuando dejé de prestarle atención, volvió a su caminar normal.

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...