martes, 26 de marzo de 2013

a mis amigos de la musica de la academia



Entre cabos
y cabos primero
sonó diana.

La soldadesca se desperezaba
mientras Tapiador refunfuñaba,
Martí muy diplomático
a cagar mandó al corneta,
se dio la vuelta para no dejar de soñar.

Pero entro Gallego, y a su voz…
todos saltaron como cervatillos.

Ya con el uniforme,
y la resaca del sueño
esparcida por las cañerías
se oye al brigada chillar:
¡Toca Paco, toca!

Paco comienza a tocar,
y unos tras otros los instrumentos
comienzan a sonar,
la armonia se acopla
la música se hace realidad.

Panchin, panchin, chipum
la melodía acoge la mañana,
y Manolo Martí se acuerda del corneta
que esta mañana rompió su sueño,
y en un sueño despierto
con su clarinete le toca la marcha fúnebre.

Entre notas y corcheas
los músicos de la academia
acatan órdenes y crean amistad
de esa que con los años…
sigue estando ahí.

Romero de Buñol
25-03-13

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...