martes, 24 de julio de 2012

todavia


Cuando todavía
el sabor de unos besos
anidaba en mis labios,
Cuando todavía
la quimera de una pasión
en mi cuerpo residía…
apareció.

Apareció como la noche,
como lo que no esperas,
sin ruido, ni luces ni, señales.

Su ímpetu arrebatador
y la sutileza de sus caricias
precipitaron mi amor,
la suavidad de sus labios
y la fuerza de sus besos
mi conciencia enloqueció.

Ahora…
cuando no hace una hora
de su última despedida,
de su último beso…
ya extraño su mirada,
y el roce de su voz…
susurrándome amores.


Romero de Buñol
24-07-12

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...