viernes, 3 de febrero de 2012

luna 4


imagen de Monica Ruiz Losa

Esto era un niño
tan pobre tan pobre
que su mamá nunca,
pero nunca nunca
le pudo comprar
una piruleta grande.

Él, el pobre niño
veía a los otros con las suyas
paseando orgullosos
por las anchas aceras.

Él, el pobre niño
caminaba solo, cabizbajo,
por donde la gente no suele ir,
soñando en su piruleta.

Por la noche,
solo en su habitación,
mirando la luna por la ventana,
la miraba y veía la piruleta.

Chupaba el cristal,
y se endulzaba
como si de caramelo fuera,
lamía, y lamía,
y un día se dio cuenta
que la luna se taba comiendo
pues…
ya no era redonda,
si no…
que parecía una cortada de melón.

Salió corriendo a la calle,
miró la luna,
y allí estaba,
llena y radiante…
supo entonces que la luna
le había regalado una piruleta
mágica, y dulce como ninguna.

Romero de Buñol
03-02-2012

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...