lunes, 10 de octubre de 2011

ayer


Pesa en mí el ayer,
el haber vivido
y no haber olvidado…
Sentir su caricia,
pensar en la eternidad
y hoy…
mi cuerpo gastado
sentir el frío olvido
de sus manos
recorrer la conciencia
de mi ayer…

Las puertas del mañana,
grises espectros,
no hablan de un nuevo ayer
ni ningún oráculo demiente
que viviera la cúspide
de esta vida…

Camino pues hacia ellas,
sin saber,
sin olvidar…
esperando a cada paso
que nuevamente…
el cielo torne a ser azul,
la vida entre en mis venas
el oráculo caiga desplomado
vertiendo al olvido
todas las falsedades…
pues cada yaga
que el vacío dejó en mi
dice…
que lo vivido no es nada,
que volveré a tener un día
que crea que es la cúspide.
Sé que pasará nuevamente…
y nuevamente vea el fondo
de este barranco…
donde no hay aire,
donde no hay luz…
ni esperanza,
ni tiempo.

Romero de Buñol
10-10-2011

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...