domingo, 4 de septiembre de 2011

olvido


¿Dónde marchaste
que el canto de la mañana
no trae el embrujo
de tus dedos en mi?
¿Dónde que al olvido
no lo dejas venir
y liberarme de ti?

Dibujo tu silueta
en la noche,
escribo tu nombre
en las olas agitas…
y en llamas
de fuego ardiente
siento tus labios
recorrer los míos…

Pero cuando la conciencia
me invade,
trae junto a ella tu ausencia,
el dolor del adiós,
el dolor del llanto,
el dolor sin nombre
que inunda mi alma
y hace que se refugie
en los recuerdos…
que sembraste en mi piel.

Busco donde perderme,
entre los alcoholes,
entre las mujeres que cobran
para brindarme su olvido…

Pero yaga mi dolor,
supura sufrimiento…
y nuevamente en mis sábanas
se inundad con tu recuerdo.

Romero de Buñol
04-09-2011

1 comentario:

Manuela Herrera dijo...

Precioso...; es un placer leerte. Saludos.

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...