viernes, 30 de septiembre de 2011

invierno


Se desgranaba la lluvia
en gotas que se deslizaban
por el empañado cristal.

La estufa combatía el invierno
quemando maderos,
la televisión vomitaba la novela
esa de todas las tardes,
la de cuatro a cinco.

En la cercana cocina,
en el fuego hervía un puchero,
y su lento plof plof…
adormecía más que el calor
ese que nacía en la estufa.

Una mecedora se balanceaba,
en ella mi abuela hacia media,
o ganchillo, o dormitaba
dejando correr el lento invierno.

Mi impaciente juventud trascurría
entre los maderos de la estufa
y los cristales empañados por la lluvia
Mi extenso mundo abarcaba
desde mi colegio, tres calles más allá,
a casa de mi primo, dos mas hacia aquí.

Hoy…
mi abuela ya no se balancea en la mecedora,
mi mundo se engrando…
pero todavía quemo maderos en la estufa,
y en los días de lluvia,
a esa gotita condensada
la ayudo con alguna lágrima…
pues hoy,
mi inviernos corren vertiginosos.

Romero de Buñol
30-09-2011

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...