jueves, 7 de julio de 2011

miedo


Con las notas de una melodía
quise vestir el miedo,
sin darme cuenta que no era músico,
que el papel pautado
se desgrana en corcheas, y tresillos,
plicas y silencios misteriosos.

Le di protagonismo a un violonchelo
que sin cuerdas gemía profundo,
el arco cerca del puente oscilaba
haciendo vibrar la nada por donde se mecía.

Un piano lo acompañaba,
podría ser un clavecín con sonido más eléctrico,
pero que igualmente golpeaban
las cuerdas unos matillos enérgicos.

Ambos dos hacían llover el sonido
y llenaban la habitación
de profanada melodía
que proporcionaba presencia al terror.

Mi cuerpo se empapaba de sudor frío,
al sonar de los instrumentos
que daba forma a la amargura que mi ser temía,
¿Qué temía?
¿Qué me atemorizaba?
¿Qué me afligía?
¿Qué destrozaba mi ser por dentro?

Tan sólo la melodía al unísono
de un violonchelo sin cuerdas,
y un clavecín que sustituye al piano
te podría hablar de mis miedos.
¿Y el tuyo, tu temor,
qué sonido tiene?
¿Qué melodía suena?
¿Qué color usa?

Romero de Buñol
07-07-2011

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...