sábado, 23 de julio de 2011

consuelo de la noche


Escapémonos,
huyamos raudos,
fuguémonos…
Vamos al encuentro
de la piel, del deseo.
Paseemos por el goce
de la ambrosia desatada,
Arrojemos las vestiduras
al suelo junto los secretos.
y amémonos fugitivos
junto a las prendas arrojadas,
complazcámonos junto al tanga
que cubría mi locura.

Escapémonos…
siempre nos queda
el consuelo de la noche.

Romero de Buñol
23-07-2011

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...