viernes, 12 de noviembre de 2010

despertar


Desperté sintiendo tu cuerpo
que cálido se abrazaba a mí,
miré la luna que rielaba en la noche
y celosa lloraba estrellas…

Me abracé a ti, te besé,
dando la espalda a la llorona luna,
ignorando la noche, el día…

Ausente de tiempo y espacio
te amé…
mientras las constelaciones
cantaban penas malditas
por romper el hechizo de la luna…
que mortecina callaba.

Romero de Buñol
12-11-10

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...