lunes, 29 de noviembre de 2010

alarido


Rompe en la noche un alarido de placer,
otro grito que ahogado por un beso
resuena, retumba, grabe en la alcoba…

Triunfante ella, sonríe agitada,
mientras su lengua busca el asta
de su amante sometido, vencido,

Él no se siente derrotado,
él no se siente esclavo,
no se siente sumiso.
Su alarido no fue de capitulación,
fue el triunfo de la eternidad.

Ella,
gozosa, jubilosa…
Diosa de la creación…
en chillidos ofrenda su tributo
que en descargas recorre su cuerpo,
desnudo…
satisfecho…
acalorado…

Romero de Buñol
29-11-10

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...