miércoles, 10 de febrero de 2010

anoche


Anoche salí de tu casa,
llevaba tus besos en mi cuerpo,
tu sabor de mujer pegado en mi alma
y el silencio caminando a mi lado.

Los gozos callados aullaban en mi cabeza,
deseoso de poseerte marchaba,
enamorado de tus caricias huía
al refugio de mi deseo, a mi botella.

Bebí mi cobardía,
me emborrachaba mis miedos,
y la frustración me arrancó lágrimas.

Ahora, con la resaca en mi cabeza,
mujer, confieso mi amor,
y la determinación de llevarte de paseo
por los mares inolvidables de la vida,
cogiendo cada luna llena,
y todas las estrellas fugaces…
para perfumar nuestro mañana.



Paco 10-02-10

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...