sábado, 5 de septiembre de 2009

Carta




Hola mujer desconocida.
Hoy me dirijo a ti para confesarte la soledad con la que envuelves mi corazón diariamente. Sabes de mi, pues todas las noches sueño contigo, y paseamos cogidos de la mano, sin embargo al llegar el día desapareces y lo pasa vagando por mi mente, vas de mi recuerdo a mi conciencia, y de esta a mi deseo, pero nunca, por más que lo intento te puedes personificar en una mujer real.
Camino y cuando me cruzo con unos ojos los miro, algunos verdes, otros azules, otros oscuros como la noches, marrones… ¿Y los tuyos? nunca los vi. Alguna vez me confunde el color, otras la mirada, pero al fijarme veo que no tienen tu profundidad que el aroma que despende esa mirada no es tu aroma, que la serenidad que muestran no tal serenidad si no mas bien un escudo para defenderse y mostrar una fuerza de la que carecen.
Mujer desconocida siempre pienso que eres un mero fantasma que asiduamente conquista mis sueños, me llena de esperanza, alegría, júbilo y fe en el mañana, pero de nuevo el día me muestra que sólo me lleno de melancolía, frustración y desespero, que la lucha por encontrarte la comienzo con renovadas esperanzas, cuando en un sueño me poseíste y me amaste toda la noche, sin tiempo, sin descanso, pero que al ir llegando la noche y mi búsqueda de la realidad me vuelve a mostrar que tan sólo eres mi sueño y la esperanza de hallarte desaparecen lentamente de mi…Si, termina el día y nuevamente están invitadas en mi morada la Melancolía y doña Frustración, para terminar un nuevo día pensando…¿Por qué hoy tampoco apareció?
Si amada desconocida, si. Espero que algún día te marches de mis sueños, salgas de mi vida, y así cómo cualquier mortal poderme enamorar de esa mujer imperfecta, pero que por mi siente lo mismo que yo siento por ti, con todas mis imperfecciones, con todos mis defectos y miedos… Ver en ella sus virtudes y nos sus defectos, enamorarme de su simplicidad, de sus besos, de sus caricias… y no esperar que sea perfecta, y no esperar que sea la diosa de la belleza, y no esperar que sea mis simpatía… solo esperar que este feliz a mi lado y yo me sienta enamorado y dichoso por estar a su lado.
Ves mujer desconocida, sin nombre te amé, te busqué y comprendí que tan sólo eras un sueño, que hoy busco una realidad, imperfecta, con defectos y complicaciones… pero que me pueda amar por la noche y por el día este ahí, a mi lado, y juntos en esta vida caminar.
Así pues… con esta carta que no sé donde te la he de remitir, me despido de ti, y espero esta noche soñar con la chica esa… con la que tome café esta mañana, de intensos ojos azules, melena rubia, y que pasó el tiempo como en un sueño.

paco 05-09-09

4 comentarios:

Liliana G. dijo...

¡Cuánto sentimiento Paco! Bellísima tu carta a la mujer de tus sueños que seguramente aparecerá cuando menos la esperes, siempre y cuando mantengas vivo tus sueños y te aferres a la esperanza del encuentro.

¡Felicitaciones por el Premio Thot! Bien merecido.

Un fuerte abrazo.

(He llegado aquí a través de La nave... Soy el Premio Thot Nº10)

Mery Larrinua dijo...

Felicidades por el Premio!!! me encanta tu blog, tus poemas y escritos. besitos mery

MAIKA_ILUSION dijo...

MAIKA ILUSIÓN:
Hola primeramente felicitarte vaya cosas bien escrita, sentida hay con los sentimientos más puros y bellos, hay como te diriges a ese ser llamado mujer, con esa delicadeza ternura, como cuando se corta una flor, sin dañarte con esa belleza, entregada a alguien en especial, maavilloso me quedo sin palabras ante tanta belleza hay plasmada te doy mi enhorabuena, y todo lo mejor de esta seguidora tuya, y bonito de verdad besos Maika Ilusión.

gloria dijo...

Me has sorprendido gratamente. No conocía esta parte tuya. Me ha gustado mucho esta carta. Está llena de sentimientos puros y bellos hacia "esa mujer".
Gracias por compartilo.

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...