miércoles, 22 de mayo de 2013

Como


Como una dulce tortura
vagas en el silencio
que incesante inunda
las eternas horas alejadas.

Como una condena distante
la sinfonía de tu voz
reitera tus palabras,
y en ellas hallo esa paz
que tus ojos me regalan
cuando sereno en ellos miro.

Como una amarga reiteración
el recuerdo de tu perfume
me transporta a la pista baile
y nuestros cuerpos abrazados…

Como una daga mortífera
la noche…
me recuerda…
que no puedo vivir sin ti.

Romero de Buñol
22-05-13

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...