miércoles, 9 de enero de 2013

Cada mañana


Cada  mañana
recorro el camino
que existe entre
la frontera de tus labios
y el precipicio de mi deseo…

Cada mañana abro la puerta
de la antesala de mi tormento,
y en silencio… te miro,

¿Donde me lleva el soñarte?

Hoy te abracé…
y vi en tus ojos el reflejo de los míos…
vi…
que tu  mirada es como la mía
y que me miras como te miro…

Callé por la turbación…
pero mañana cuando despierte
recorreré nuevamente el precipicio
que lleva mi deseo
al abrigo de tus labios…
y ahí
abriré mi pecho
y te brindaré mi corazón.

Romero de Buñol
09-01-13

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...