jueves, 28 de junio de 2012

Ameli


El rumor de tu recuerdo
camina nuevamente
sobre las yemas de mis dedos.

El susurro de tus labios besándome,
acariciando mi piel,
vuelvo a escucharlo a cada noche…
llenándome de vida
esperanza, deseo.

Las horas se hacen eternas
y la vida se hace un castigo
cuando recuerdo tu aroma
y siento hoy su ausencia.

¿Vivir?
claro que he de vivir,
para recordar tus caricias,
y tu pelo de fuego
ardiendo entre mis manos,
recordar tus dulces labios
tocando los míos…

Claro que he de vivir,
para extrañarte en la noche,
para desearte en la mañana,
y no dejar de escribirte
en la pizarra de las estrellas.

Dedicado a mi gran amiga Ameli

Romero de Buñol
28-06-12

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...