jueves, 17 de noviembre de 2011

deseo


Tu deseo emborracha mis dedos,
que se funden en tinta
para emborronar este poema.

La calidez de tu cuerpo
desnudo y anhelante de mi.

Tus labios lascivos, jugosos
llenan mi boca con la impaciencia
de poseer la tuya.

Se ahogan las palabras,
sin poder salir…
tan solo mi lengua ávida de ti
se relame,
se hace agua,
por acariciar tu piel desnuda
y emborracharse
enajenarse, enloquecer…
viviendo cada segundo de tu pasión.

Romero de Buñol
17-11-11

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...