miércoles, 20 de julio de 2011

el musico


Se quedó atrapado en un tiempo de vals,
agarrado a un sostenido disonante,
acogiéndose a la cadencia melódica
que se precipitaba en un calderón.

El metrónomo inquisidor marcaba
su imperturbable tic tac,
al que él se negaba a obedecer…
seguía el ritmo
con el que las violas cantaban
al final se vio en una marcha macabra
en el carnaval de los animales.

Romero de Buñol
20-07-2011

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...