lunes, 30 de mayo de 2011

dolor


Se perdió mi aliento en tu piel.
Mis dedos se enfriaron acariciando
cada rincón de tu cuerpo.
El amor que florecía incipiente
se marchitó al fuego de tu infierno.

Vago el día,
transito por mi desolación,
deshaciéndome del germen de la pasión
que moribundo ha de dormitar
entre las sábanas manchadas de infidelidades,

El dolor de tu ultimo beso hiere mi alma,
llenando de indiferencia,
de desazón mi espíritu…
deseando que el olvido te lleve pronto
y me abrace la esperanza


Romero de Buñol
30-05-11

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...