jueves, 4 de noviembre de 2010

oda



Ciertamente una oda se merece,
aunque nadie se atreviera a escribirla,
tan sólo yo disfrutaría seguramente.
Por belleza, por firmeza, bien lo merece.

Una oda a esa parte de ti,
donde mis manos anidan en el beso,
y cuando caminas, ahí muere mi mirar.

Dulzura sin fin al acariciarlo, al morderlo,
exhuberancia de la forma prosaica,
exaltación de la lujuria cubierta,
gozo deseado en la fría soledad.

Tu culo mujer,
a él le voy a dedicar mi prosa,
mi oda, mi cantar…
al gozo de vivirlo, de sentirlo.

Romero de Buñol
04-11-10

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...