lunes, 30 de agosto de 2010

ayeres


Tu mano cargada de olvidos
recoge los míos herrumbrosos
que martirizan mi hoy dolido.

Tus besos me regalan el perdón
que mi cansada alma anhela,
recorriendo el tiempo ingratito,
trayendo nuevamente el ayer al hoy,

Sangra mi febril deseo de poseerte,
revivir el gozo antaño prohibido
de perder mis sentidos masculinos
escondido en tus glorias de mujer.

Sigue mujer del ayer, sigue,
llévate mis olvidos, perdóname,
y sobre sábanas de blanco puro
gocemos hoy lo que en ayeres
hubiera sido profanado, sin libertad,
tu dulce cuerpo de amazona…

Paco
30-08-10

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...