lunes, 3 de mayo de 2010

mendigo




En la tranquila cálida tarde
en la plaza de mi pueblo
corren las palomas, los niños…
vuelan tras ellas juguetones.

Solitario y abandonado de la vida
un hombre contempla olvidado.
Andrajos por ropas,
barba y cabellos canos
que no denotan paz, ni serenidad.

Se olvidó doña fortuna de este ser,
dejándolo mendigo de la soledad,
y él… llena su corazón de ilusiones ajenas.

Pasa el día en la plaza,
pasea, y ve la gente por las ventanas,
las ve… de fuera para dentro.
En su casa no hay ventas,
no hay ni casa…
pero amor…
está llena de corazones pintados,
de declaraciones grabadas con el alma,
y todas las noches…
le murmuran sueños enamorados...
que él… olvidado de Doña Suerte
jamás podrá alcanzar.

En la plaza de mi pueblo, cerca del parque…
un vagabundo vive la vida ajenas,
y los ajenos… le damos limosnas,
para que el… viva nuestras miserias.

Cae la noche…
y con nuestros temores se marcha
al solitario banco del parque cercano,
donde comerá un bocadillo…
hoy… ¿Quién se lo dio?
¿de donde lo sacó?
sólo las estrellas se lo contaron.

Paco
03-05-10

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...