sábado, 3 de abril de 2010

una noche


En medio de la nada tu mirada,
se encontró con la mía que huía
de la locura de bellas brujas enlutadas,
donde bailaban deseosas de olvidos.

Camuflados en los sonidos nos besamos,
sin palabras, sin hablarnos, sin presentarnos,
tan sólo el deseo de la mirada, de los labios,
del goce callado de las manos acariciando.

Llenos de lujuria y vino nos amamos,
en el desenfreno de lo desconocido.
Caen las horas amándonos,
gozamos del cuerpo sin saber nada más.

Y borrachos caemos exhaustos,
rendimos nuestros cuerpos a Morfeo,
tras el banquete de la casa Afrodita.

Al llamarme el día, tu ya no estas,
tan sólo una rosa en la almohada
a mi costado reposa.

La huelo, y tiene tu perfume de mujer,
la frescura de tus labios, la suavidad de tu piel.
Rememoro la noche pasada contigo
me pierdo en la roja rosa…
sabiendo que no volverás…
sabiendo que nunca nos podremos olvidar

Paco
03-04-10

3 comentarios:

Joan y Jyhael dijo...

Hermosa aportación Paco, querido amigo... siempre gracias, siempre apreciando estas letras que marcan sin lugar a dudas el estilo propio de una de las mejores esencias del panorama literario en estos momentos...
http://joanyjyhael.blogspot.com/2010/04/mi-poesia.html

Mery Larrinua dijo...

...wow! que poemas tan hermoso!!!!!
un abrazo

***© BaBy*** dijo...

Disculpa que no viniera antes a leerte.

Un poema sensual y sutil, como todo lo que leí hasta ahora.

Espero q todo vaya bien, ya me entiendes.

Un calido beso, como tus susurros.


Te pediré algun dia que me permitas nombrarte en mi blog, por supuesto con tu enlace y nombre.

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...