martes, 4 de agosto de 2009

primavera



Florecen las margaritas en la campiña, entre rojas amapolas, y verde césped se dibuja su blanca aureola, su corazón amarillo.
Tiempo de amores la primavera, tiempo de dudas que a nuestro corazón desazona, llenándonos de misteriosos miedos, y anhelos por ese beso robado.
Miramos la amapola, y soñamos en el sueño de la adormidera, donde su roce se hace real y se marchan las dudas de la mañana, y cómo por arte de magia los goznes de esta vida…vuelven todos a cuadrar.
Cogemos una margarita y jugamos al me quiere, no me quiere, y da lo mismo el resultado, el ansiedad de vernos no se ahuyenta, y nos tumbamos en el verde césped, mirando esa blanca nube que pasa… ¿no será ella?

Paco
04-07-09

1 comentario:

eyina dijo...

Paco bella poesía que hace que se sienta pronto la primavera, pero para no olvidar nunca lo vivido.
Cariños.
eyina

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...