jueves, 25 de junio de 2009

En la alcoba de Eros



Mis caricias cayeron hoy en tu cuerpo sediento de amor.
ardía en ti el deseo de poseerme,
ardía en mí la pasión por tu monumental constitución,
esos grandes senos, culminados en férreos pezones,
duros y largos, que erizaban mi bello cuando los mordía.
Ese pubis depilado, mostrando, ávido de placer, tu ser escondido,
dulce perfume que hipnotiza mi conciencia masculina,
e incita a amarte, a poseerte, a sentirte mía.

Amanecimos en la alcoba de Eros, y nos amamos,
mis besos llenaron todo tu cuerpo,
tus caricias recorrieron toda mi alma,
y entre jadeos, gritos de placer, llamamos al día,
muriendo nuestro sediento ardor en un grito de placer orgásmico.

Si mi amor, hubiese sido dichoso, si tú hubieses estado aquí
acompañándome mientras te amaba,
acompañándome mientras te hacia mía,
mientras te poseía.

Paco
25-06-09

1 comentario:

Dama dijo...

Que uasaaa tiene la imagen hahaha

muy sensual tu poema.

pacocao2002@yahoo.es

TRADUCTOR...